Manuel Martín, el atleta paralímpico granadino que ha roto estigmas, nos narra su trayectoria deportiva olímpica en la boccia

Hoy 6 de Octubre, Día de la Paralisis Cerebral, queremos poner en valor al colectivo de personas con discapacidad y su participación en el deporte, entrevistando a una de las referencias de superación y esfuerzo de este colectivo en nuestra provincia.
El deporte es de todos y para todos, pocos deportistas ejemplifican este hecho como Manuel Martín, más conocido como Manolo Bochero por los seguidores de su carrera deportiva olímpica.
Natural de las alpujarras granadinas, Manolo nos ha dado la oportunidad de conocer su trayectoria y relación con el deporte paralímpico en una entrevista en exclusiva.
Desde sus humildes comienzos en el fútbol y tenis de mesa paralímpico, Manolo trató de sobreponerse a aquellos que no confiaban en sus capacidades y ayudado por los que si lo hacían, descubrió su talento en la disciplina de la boccia, donde cosechó importantes éxitos en campeonatos nacionales e internacionales, destacando nada menos que dos medallas de bronce en los juegos paralímpicos de Pekín 2008.

PARDIO DE BOCCIA ENTRE ESPAÑA-JAPON

(Ángel – Entrevistador) Manolo Martín, ¿quién eres? 

(Manolo – Entrevistado) Manolo Martín es un muchacho que vive en un pueblo muy pequeño de la Alpujarra, Pórtugos.  Es una persona muy inquieta que siempre ha querido abrirse paso en el mundo de la discapacidad y del deporte adaptado, inclusivo, paralímpico. Consiguió ir a 3 juegos paralímpicos estuvo en Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016. Gracias a eso, a mi éxito deportivo, mi lucha constante y a mi trabajo, conseguí que ahora se me conozca como Manolo Bochero.

(A) ¿Un deportista paralímpico, al final, el día a día de un deportista paralímpico, es el mismo día a día, que el de un deportista olímpico?

(M) En el periodo de 2008-2012 fue cuando se decidió que los deportistas paralímpicos fueran deportistas de alto nivel y tuvieran la misma carrera o la misma vida que un deportista olímpico. Gracias a esa ayuda que nos daba el Comité Paralímpico, tuve la suerte de ir a mis primeros Juegos Paralímpicos, Pekín 2008 y ganar dos medallas de bronce. Al ganar una medalla de bronce el Comité Paralímpico ya te ayuda de por sí al estar dentro del plan ADOP, pero ya el hecho de ganar medalla ya te daba una beca económica todos los meses para que tu deporte fuera tu profesión. Por lo tanto, teníamos la misma vida que un deportista olímpico.

(A) ¿Cómo empiezas tu relación con el deporte?

Como yo era un apasionado del fútbol nos dimos cuenta de que existían los Juegos Paralímpicos en los que yo podía jugar al fútbol a nivel paralímpico. Y cuando vine a Granada contacté con ASPACE para pertenecer a su Club Deportivo. Me decían que tenía que conseguir una mínima de atletismo para que me viera la selección nacional de Fútbol 7 pero no la conseguía, y entonces fue cuando me fui con Manolo Robles… una leyenda del deporte Paralímpico granadino. Ahí empecé a hacer tenis de mesa pero no se me daba muy bien, entonces Manolo Robles me propuso que probara la boccia. 

Antes de probar me parecía un deporte aburrido, pero mi entrenador me sentó en una silla de ruedas y empezó a lanzar bolillas y entonces me llenó la cabeza de pájaros. Mi entrenador Paco Cobos, con todo el cariño del mundo, me llenó la cabeza de pájaros porque me vio con buenas actitudes. Para lanzar las bolas era bueno, era preciso, era muy estratega, era un tío que estaba bien cognitivamente, entonces claro para jugar a la boccia tienes que estar bien cognitivamente hablando y bueno me dijo que tenía grandes dotes para ser un gran deportista de boccia y ahí empezó todo.

Por un lado, tanto el médico como el técnico decían que sí podía jugar a la boccia, pero el fisio decía que no, que yo tenía otras condiciones para poder hacer otro deporte. Mi entrenador Paco Cobos decía que era discriminatorio poner a una persona a hacer un deporte sabiendo que no va a ser competitivo. Entonces estuve entre 3 y 4 años de prueba pero seguían sin quererme llevar a la selección española, después nos dimos cuenta de que no era por una cuestión deportiva. 

Después de todo eso cambian de seleccionador nacional, ponen a Álvaro Galán de seleccionador. Recuerdo que estaba deprimido y ya lo había dejado todo de lado. Había estado 5 años compitiendo y yendo a campeonatos de Andalucía y de España, y quedando campeón de España por equipos y campeón por la selección andaluza. Veían buenas actitudes mías para ser seleccionado pero el entrenador no quería llevarme.

Es en octubre de 2006 cuando me proponen ir a la selección de España como seleccionado y ahí me llevé una alegría muy grande. Pues estuve en dos concentraciones para preparar la copa del mundo y Vancouver, Canadá, en 2007. Me dieron la calificación como deportista de boccia para que nadie pudiera negarlo y quedé tercero en mi primer campeonato de la copa del mundo. Al ser subcampeones de la copa del mundo nos clasificamos para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Durante el 2007-2008 estaba preseleccionado y me tenía que ganar mi plaza y bueno pues para eso necesitaba a una persona que estuviera conmigo por lo menos dos horas diarias para poder seguir entrenando y preparándome y fue cuando conocí a Ana Fajardo. En ese momento el Granada F.C. se compromete conmigo a patrocinarme,  y a raíz de este apoyo, conseguí que me seleccionaran para ir a los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 consiguiendo mis dos primeras medallas olímpicas.

(A) Claro porque hablamos de que normalmente un deportista en las Olimpiadas tiene sus cuatro años para preparar esos juegos y tú en cuestión de un año te tuviste que poner al día sin tener absolutamente nada hasta llegar a tus primeros Juegos Paralímpicos en los que cosechas dos medallas de bronce, pero son dos medallas olímpicas, eso no podemos presumir cualquiera de tenerlo.

Esto no es llegar y ser internacional en seguida y ganar, yo tardé 12 años en conseguirlo. Gracias a Ana Fajardo que depositó toda su confianza en mí, y al apoyo del Granada F.C. lo pude conseguir. Para ellos yo era una persona desconocida y que confiaran en mí, significó mucho para poder llegar a representar la selección de mi país.

(A) El ser una persona conocida te ha dado ventaja contra el prejuicio que alguien pueda tener sobre una persona en silla de ruedas, ¿la gente se ha fijado más Manolo deportista y no tanto en Manolo persona con discapacidad?

(M) Al principio hubo momentos muy duros ya que había muchos prejuicios, llegando a la situación de pedir una cerveza y que les cueste ponerla. Pero todo cambia cuando consigo las dos medallas olímpicas. Del 96 al 2004-2005 fueron los peores años de mi vida aquí en Granada, si no hubiera sido por Álvaro Galán lo más seguro es que me hubiese vuelto al pueblo y tal vez no hubiera conseguido todo lo que he conseguido. A nivel de sociedad, de la discapacidad y todo hay muchos prejuicios.

(A)  Volviendo al tema de los juegos, de los 3 Juegos Paralímpicos a los que asististe, ¿en cuál estabas más cómodo?

(M) En Pekín, porque fueron mis primeros juegos y los más grandes. Fue inolvidable. Luego la Copa del Mundo de Vancouver también fue algo inolvidable. En esos dos primeros años 2007-2008 éramos más piña, estábamos más unidos y era todo más familiar. Aunque bueno, luego la situación cambió cuando comencé a conseguir resultados.

(A)  En Río de Janeiro salió a la luz que hubo mucho recorte de recursos, tú comparas los juegos de Río con los de Pekín y no tienen absolutamente nada que ver. ¿eso como deportista tú lo notaste, afectó al rendimiento? 

(M)  Sí, de Pekín 2008 a Río 2016 hay un mundo. En Pekín no sentíamos ayuda por parte de nadie, pero en cambio en Río sí sentíamos esa ayuda.  A nivel de organización igual, yo creo que en Río fue organizar los juegos y, cumplir con el expediente y punto. Londres más o menos fue parecido a Pekín, pero como he dicho para cumplir expediente, pero Londres tenía más en cuenta la empatía, por ejemplo, algo que no había en Río de Janeiro. 

(A) ¿Eso provocó que tú ya te replantearas el continuar?

(M) Antes de Río, ya lo pensé. Pero después, ya si que lo tenía claro. Cada uno a su bola, no se veía ese espíritu olímpico del que hemos hablado, ese espíritu de equipo, de piña, de familia. Para mí Río, como Sede de unos Juegos Paralímpicos no tuvo nada en especial.

(A)  Tú has compatibilizado mucho tema deportivo con labor social, junto también con José Manuel, con Manuel Robles… con mucha gente, continúas haciendo esa labor, al final la pregunta es inevitable, ¿qué es más satisfactorio tu época deportiva o esa labor social con la que siempre has estado vinculado?

(M) Antes de Río de Janeiro quería retirarme, pero yo quería clasificarme en mi equipo. Después de Londres 2012 sentí que ya me quedaba poco en esto de la boccia, pero me quedaba ese espíritu de superación.  En 2015-2016 quise ser como el líder de ese cambio generacional y hasta que no estuviera el equipo clasificado para los juegos de 2016 no iba a estar a gusto, por lo tanto, la parte deportiva para mí ha sido siempre la mejor, ha estado muy presente. 

(A)  Y a esas nuevas generaciones de las que hablamos, también conocidos como tus “bocherines”, ¿no? ¿Qué es lo que siempre les has inculcado o qué sigues inculcándoles? 

(M) Que disfruten. Yo llegué al momento de no disfrutar. estamos en un mundo de discapacidad, en mundo de prejuicios, en un mundo donde toda la gente habla sin saber, donde no nos tiene en valor y que lo único que les puede hacer sentir bien consigo mismos es practicar la boccia. El consejo que siempre les doy es que tienen que disfrutar el momento porque la boccia les da esa posibilidad que no les da el resto de la sociedad, la posibilidad de viajar, la posibilidad de conocer a otra gente.

(A) ¿Dónde se ve Manolo dentro de 10 años? 

(M) Mira me veo dando conferencias porque estoy escribiendo un libro sobre mi biografía. Y a raíz de ese libro pues dar conferencias sobre mi experiencia de vida y lo que el deporte me ha aportado y lo que le puedo aportar a mucha gente porque el deporte para mí fue una vía de integración

(A) ¿Quién sería tu referente?

(M) Referente a nivel de boccia, Álvaro Galán, es la persona que me sacó del ostracismo, la que siempre estaba conmigo, la que siempre estaba pendiente de mí. Porque yo siempre he sido de bajones emocionales y Álvaro fue un gran apoyo para mí.

(A)  El hecho de ser deportista, ¿hace que puedas ser mejor o peor persona?

(M) Te hacen ser mejor persona porque, al fin y al cabo, tú quieres ganar algo, si tu deseo es ser campeón olímpico, para que puedas llegar a ser eso tienes que ganarle a todos los que vienen detrás. para mí el deporte es muy importante para fomentar los valores de compañerismo, de amistad y de ese ego que tenemos.

(A)  Tú eres deportista de boccia y has pasado por el tenis de mesa, por el atletismo, por el fútbol en su momento… obviando eso, si hubieras hecho otro deporte, ¿qué te hubiera gustado hacer?

(M)   El fútbol.  Me hubiera gustado jugar al fútbol. Es una cosa que siempre tendré ahí. Practicaría fútbol para que esta cosa que siento por la silla de ruedas de “qué fastidio”, “siempre vas a estar jodiendo” para no tener ese pensamiento negativo de este instrumento que me ayuda a moverme día a día…