Portada mujeres en el deporte

Evolución de la mujer en el deporte

Aprovechando que desde Ebone estamos dedicando el mes de marzo a la concienciación sobre la igualdad de género y que ayer, día 8 de marzo, fue el día internacional de la mujer queremos hablar sobre el papel que ha tenido la mujer en el deporte a lo largo de los siglos.

Barreras en el deporte

Bien es sabido que la historia del deporte femenino es una historia de lucha. A pesar de las trabas y prejuicios que la sociedad ha impuesto a lo largo del tiempo, las mujeres han ido abriéndose paso y han luchado por tener un hueco en el deporte. Gracias a esta lucha, actualmente se considera normal en la mayoría de países que en las competiciones profesionales tengan cabida las mujeres.
Algunas de las barreras que separaban a la mujer del deporte han sido la adscripción social de las actividades físicas a lo masculino, la cultura y los estereotipos sociales de género o los tópicos sexistas en relación con esta práctica.

La historia feminista del deporte

Si nos remontamos a los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia (hace más de 2000 años) solo encontraremos hombres en la lista de participantes. Únicamente las mujeres solteras tenían el “privilegio” de asistir al evento como espectadoras, mientras que las mujeres casadas tenían la entrada prohibida.
En respuesta a esta situación parte de la población femenina decidió crear su propia competición, llamada los Juegos Hereos. Estos se celebraban cada 4 años al finalizar el de los hombres, hasta la llegada de la época romana, cuando fueron prohibidos por ser considerados celebraciones paganas.
Si seguimos avanzando en la línea del tiempo, llegamos a la Edad Media, donde solo la población masculina seguía participando de forma oficial en competiciones deportivas, ya que no estaba bien visto que las mujeres se distrajeran con tareas físicas. En algunos casos, solamente las mujeres de clase alta practicaban la caza o la hípica.
Ya en la época contemporánea, a lo largo del siglo XIX, se empezaron a organizar las primeras Olimpiadas modernas y siguiendo el comportamiento de siglos anteriores, la mujer continuaba sin participar en estos eventos. Ellas eran rechazadas porque el Comité Olímpico Internacional (COI) consideraba que las competiciones deportivas no eran adecuadas para el público femenino.
Tal y como hicieron las griegas en su época, un grupo de mujeres deportistas organizaron unos Juegos Mundiales Femeninos en 1922 y 1926. Fue tal el éxito que tuvieron que el COI se vio obligado a rectificar y abrir los juegos Olímpicos a atletas femeninas. Este hecho ha contribuido a popularizar poco a poco el deporte femenino.
mujeres en atletismo

Las mujeres que marcaron el deporte femenino

Algunas de las protagonistas que dejaron huella en la evolución del papel de la mujer en el deporte fueron Katherine Switzer, Nadia Comaneci o Larisa Latynina.
Katherine cambió la historia al burlar la prohibición que impedía a las mujeres competir en un maratón (Maratón de Boston, 1967); Nadia fue la primera gimnasta que obtenía un diez en una competición en la historia olímpica (Juegos Olímpicos de Montreal, 1976) y Larisa, también conocida como la Diosa de la Gimnasia Olímpica, fue la atleta con más medallas en la historia de los Juegos hasta Londres 2012.

Comparación Mujeres Vs. Hombres en el deporte

Según datos estadísticos, actualmente, un 37% de las mujeres practican deporte frente a un 46,2% de los hombres. Además, el número de licencias deportivas femeninas representa solamente un 23%, la presencia de mujeres en los cargos directivos de las entidades deportivas equivale a un 4%, y a pesar de que el número de deportistas en los Juegos Olímpicos ya es aproximadamente del 50%, en los Juegos de Rio las entrenadoras representaban tan solo un 13% en la delegación española.
El deporte femenino aún está a mucha distancia del deporte masculino en relevancia, salarios o número de personas que lo practican. Hay que realizar un gran esfuerzo para conseguir la igualdad entre géneros también en este ámbito.