blog | La Importancia de los estímulos acuáticos para el bebé

.
Sep 30-04

El agua es el primer medio en el que se encuentra nuestros bebés antes de llegar al mundo, por eso es un instrumento básico para su enriquecimiento en sus primeros meses de vida. Esta técnica aporta experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante.

Lo que conocemos como natación para bebés tiene poco que ver con nadar, al menos con lo que todas las personas tenemos en mente. Ya que este ejercicio no se podrá lograr hasta los 4 ó 5 años, antes de esta edad los niños no son capaces de desarrollar autonomía en el agua, ni adquirir los movimientos de la natación.

Esta actividad consigue que el pequeño disfrute y adquiera ciertas habilidades junto a sus padres, pero no aprende a nadar. Esto es algo que deben de tener muy claro los padres.

Los recién nacidos están dotados de una variedad de reflejos que hacen posible el progresivo desarrollo de una conducta adaptada al medio en que se desenvuelven, en este caso el agua. Limitar las experiencias del primer año de vida a la estancia en la cuna o en el cochecito de paseo significa reducir el desarrollo tanto físico como intelectual de nuestro bebé, en un período tan importante de su vida. Todos los expertos reconocen la importancia de los primeros años en la vida del individuo y, a pesar de ello, seguimos sin prestar la atención necesaria hasta la entrada en la escuela. El objetivo más importante de la natación para bebés se centra en reforzar el vínculo de amor y confianza entre la madre/padre y el bebé, haciendo que todos compartan una experiencia original, única e irrepetible. fortaleciendo la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá. Además, de fortalecer la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá, por si esto fuera poco, se van a crear situaciones de juego, dentro de un ámbito lúdico y recreativo para los participantes.

Pero existen otros muchos beneficios que aportará la natación para bebés, algunos casi tan importantes como los ya señalados:
• Desarrollo psicomotor: El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos.
• Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio: La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.
• Ayuda al sistema inmunológico.
• Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores.
• Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: La realización de un programa acuático para un bebé le llevará, junto con sus papás a compartir situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.
• Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo:
Desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere mas confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.
• Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. Un ejemplo de ello es el aprender a girarse sobre su espalda y flotar ante una caída al agua.
• Ayuda al bebé a relajarse
• Ayuda al bebé a sentirse más seguro

En Ebone ofrecemos esta actividad en distintas piscinas del territorio español. Para el desarrollo de la natación para bebés, elaboramos distintas dinámicas de juego para que los padres y el bebé disfruten del entorno acuático. Las dinámicas empleadas en la actividad tiene una progresión gradual para aclimatar al bebé al medio y son las siguientes: Entrada en el agua, flotar, sumergir la cabeza del niño, saltar al agua, sesiones avanzadas, inmersión-buceo y el torpedo.



ÚLTIMAS NOTICIAS

31/08

¡¡Nuevo curso!! Y con el nuestros mejores programas para los…

LEER MÁS

12/06

(*)Reproducción de extracto de la norma UNE-EN 14960:2007 Equipos de…

LEER MÁS

08/05

¡Llega el buen tiempo y con él las ganas de…

LEER MÁS

28/02

Seguro que has soñado alguna vez con deslizarte por la…

LEER MÁS


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies